Trilogía versos, canciones y trocitos de carne - gente resolviendo crímenes

Memento mori

Dies irae

Consummatum est

Las policíacas me suelen gustar de autoras y autores españoles y latinoamericanos. Es una tradición que arrastro desde las primeras novelas que me dejaban leer mis padres o que yo les quitaba a escondidas, dependiendo de si había que negociarlo o no. 

Así que vengo de la tradición de Vázquez Montalbán, Muñoz Molina o Alicia Giménez Barlett, entre otros, y me encanta el género policíaco autóctono porque no hay nada más autóctono que el detective anónimo de Eduardo Mendoza en el "Laberinto de las aceitunas". 

He disfrutado bastante esta trilogía de versos, canciones y trocitos de carne. Una trama que engancha en los tres libros con la necesidad de empezar el siguiente según acabas el anterior y un malo completamente odiable, como debe ser. 

Pero lo mejor son sus personajes protagonistas porque, además, el autor se ocupa muy bien de desarrollarlos, darnos su origen y de que entendamos cómo han llegado hasta aquí.

Los he disfrutado del tirón. 

Autor - César Pérez Gellida



Comentarios