La ciudad justa - un poquito de Platón

 La ciudad justa 

A mi con Platón ya me tenían porque me encanta la filosofía, pero no hace falta que guste la filosofía para disfrutar de este libro. 

Apolo y Atena deciden que podría ser un buen experimento meter en una isla perdida a personas de distintas épocas de la historia, para que sean maestros de niños y niñas educadas bajo los principios de la Ciudad Justa definida por Platón. Y, ¿por qué no lo van a hacer? Oye, si son dioses del Olimpo y todo eso, poder, pueden.

Atenea no quiere participar directamente en el experimento, sólo quiere coordinarlo (en plan project manager) pero a Apolo le llama mucho la atención lo de mezclarse con la humanidad y hacer una pasadita en formato mortal, siendo un niño más en el experimento. Eso de que Dafne prefiriera convertirse en plantita y no quisiera saber nada de él y sus hostigamientos es algo que lo tiene muy perdido y quiere conocer la naturaleza humana zambulléndose de pleno en ella.

Y, ¡que comience el juego!  

Pero el juego no es tal juego cuando se involucran vidas humanas al llevar la teoría a la práctica. El libro es una maravilla. La evolución de los personajes, los debates, los diálogos y ya, cuando aparece Sócrates, del que yo no puedo ser mas groupie, es cuando se lía pardilla y yo me vengo arriba de emoción con los diálogos en los que participa.

Sólo hay una cosa que no me gustó y que afecta al personaje de la mujer de la época victoriana, Maya, porque mi impresión es que se trata el asunto como algo poco relevante o inevitable en el contexto, y yo hubiera agradecido una venganza socrática o algo similar.

En cualquier caso, uno de mis favoritos del año hasta ahora. Luego se lo presté a mi papá, porque este es uno de esos libros que hay que compartir para poder comentarlo, y se lo leyó dos veces seguidas. 

Autora - Jo Walton



Comentarios